CUIDADO DEL COCHECITO DE BEBÉ

Aunque cumplimos con la calidad y hacemos análisis de la vida de nuestros productos y sólo utilizamos materiales de la más alta calidad, es importante que cuides y conserves bien tu cochecito de bebé para que dure y funcione de manera eficaz.

Ningún cochecito de bebé se libra del desgaste por el uso ni de su deterioro, por ejemplo, en las ruedas y frenos y otras partes movibles del chasis. De igual manera, ningún tejido puede mantenerse inalterable al 100% de la luz si se expone a las radiaciones ultravioletas UV. Sigue las instrucciones de cuidado y utilizarás tu cochecito de bebé ¡por muchos años!


Cuidado de los textiles

Todos los textiles son extraíbles para lavarlos y que el cochecito de bebé pueda conservar su frescura. Sigue las instrucciones de cuidado que vienen con el cochecito de bebé o contacta con tu vendedor especializado para obtener indicaciones de cuidado.


Cuidado general

No expongas nunca el cochecito de bebé a la luz solar excesiva durante largos períodos de tiempo. Utiliza siempre una burbuja de lluvia cuando esté lloviendo o nevando. No guardes nunca tu cochecito de bebé en sitios fríos y/o húmedos.

Para evitar moho es importante que te asegures de que el cochecito de bebé se seca completamente a temperatura ambiente después de haberlo utilizado. Si el chasis se mojara, sécalo inmediatamente.

Asegúrate de que el cochecito de bebé está completamente seco antes de guardarlo. Si utilizas el cochecito de bebé cerca del mar o en superficies con sal, riega el chasis con una manguera y sécalo completamente.

Ten cuidado cuando transportes o guardes el chasis ya que la superficie es delicada. Los rasguños que puedan aparecer en la superficie del chasis no serán considerados motivo de reclamación válida.


Inspección Rutinaria

Limpia el chasis regularmente y las partes de metal del cochecito de bebé, seca y lubrica las articulaciones del chasis.

Los radios y guardabarros de todas las ruedas deben ser limpiados frecuentemente con un trapo húmedo y secarlos completamente. Cuando el cochecito de bebé se utilice durante el invierno, la limpieza del mismo deberá realizarse al menos una vez a la semana.

La falta de mantenimiento podría provocar desgaste en los radios y en los guardabarros. Si la superficie se desgastara, lo cual es una posibilidad, tendrás que eliminarlo con un artículo de limpieza especial para desgastes.

Es recomendable lubricar los ejes de las ruedas así como el sistema de suspensión cada tres meses (limpiar los ejes con un trapo antes de lubricarlos). Los ejes deberán ser lubricados con grasa de motor o aceite de automóvil.


Comprueba regularmente que:

  • Todos los dispositivos de cierre del chasis funcionan adecuadamente.
  • Todos los remaches, tuercas y tornillos están firmemente reforzados y no están rotos.
  • Las partes de plástico no están agrietadas ni rotas.
  • La cubierta de las ruedas está en buenas condiciones.
  • Todos los velcros están abrochados de manera segura en los bolsillos del respaldo y en la solapa del asiento.
  • El broche de presión está abrochado de manera segura en el reposa pies.
  • Todos los tirantes elásticos están en buenas condiciones.
  • Los mecanismos de cierre secundarios están intactos y se pueden mover libremente.
  • El freno y el seguro del freno funciona y el diente del freno de la rueda está enganchado adecuadamente.
  • Los mangos y el fondo del capazo deben ser inspeccionados regularmente para ver si hay daños y deterioro.

POR FAVOR FÍJATE:

Las ruedas pueden desteñir cuando están en contacto con suelo de PVC u otros materiales de plástico. Utiliza siempre protección para ruedas si el cochecito/silla de paseo se guarda en superficies delicadas.